974

El Hospital de la Veracruz, la Iglesia de San Martín y las ermitas de Santa Ana y de San Roque aparecen citados por Madoz. De ese patrimonio se conserva la iglesia parroquial de San Martín de Tours y la ermita de San Roque. Del hospital apenas queda un muro con cortafuego, un arco de medio punto por ingreso y alguna aspillera que delata su origen antiguo, que cumplía con la misión de acoger a los transeúntes, y sin duda está vinculado a la ruta Jacobea.

La iglesia de San Martín de Tours es un edificio de mayor tamaño que el anterior, con cementerio adosado al norte y un cuerpo para vivienda al sur, aunque de menor altura. Una torre cuadrangular, que alberga reloj y campanas, se sitúa al oeste. Consta de una nave con dos tramos cubiertos por bóvedas de crucería. Ha sido alterada su planta pero se aprecia la presencia dominante del estilo Gótico, especialmente por su ábside rematado por una bóveda nervada y con siete plementos que confluyen en una clave con imagen de un cordero sobre la que se apoya una cruz. El presbiterio queda enmarcado por un arco triunfal apuntado. La decoración interior es muy sencilla como muestran los arranques de los nervios de bóveda y los capiteles. Actualmente hay un retablo sencillo de madera con hornacinas que acogen imágenes de devoción popular.

La ermita de San Roque se haya próxima a la playa de Arenillas, se restauró y en la verja aparece mencionada la fecha de 1923. La cubierta de la cabecera aparece con bóveda nervada. Está enclavada en el Camino de Santiago, que desde la playa enlazaba por la marisma con el Pontarrón y seguía hacia Guriezo, y se relaciona también con dicho Camino de peregrinación ya que es habitual esta advocación vinculada al nombre de Santiago. Es una sencilla construcción bien conservada y que acoge a los fieles cada 16 de agosto para honrar al santo en su festividad. La imagen de San Roque suele llevar los atributos de peregrino, con barba, esclavina, bordón (bastón de caminante terminado en una bola), calabaza y zurrón y además la concha de Santiago. Su culto se extendió a partir del siglo XV.

En Arenillas hay un puerto cuyas trazas son de 1594. El autor de su diseño fue Nicolás de Hazas, que también trazó la calzada de Oriñón, y lo realizó el cantero Juan de Hontañón.

Scroll to Top